Paúl Miguel Ortega González Ingeniero de Sistemas Paúl Miguel Ortega González home page:
Paúl Miguel Ortega González - Los tatuajes ya no son símbolo de rebeldía - tatuajes-rebeldia-2.jpg

Los tatuajes ya no son símbolo de rebeldía

Publicado por: Paúl Miguel Ortega González, en Apr 16, 2021

   Llega el verano. Y con él, caen las mangas largas y afloran los pantalones cortos. De manera paralela, aparecen los tatuajes de toda clase y condición: realistas, simbólicos, artísticos o ‘talegueros’, esos que con el paso de los años se han ido borrando hasta quedar reducidos a una irreconocible maraña de grises.

   Hace no tantos años lucir un tatuaje era signo inequívoco de atrevimiento: llevarlos te podía acarrear problemas en el trabajo si éste era de cara al público e incluso dificultades para acceder a una oposición. Al fin y al cabo, la época en que introducirse tinta bajo la piel con una aguja era patrimonio exclusivo de expresidiarios y gente de mal vivir no quedaba tan lejos.

  Hoy todo ha cambiado. Tatuarse en cualquier parte del cuerpo -quizá con la excepción de la cara, algo sólo apto para los muy osados- se ha convertido en algo transversal e intergeneracional. Los encuentras mires donde mires, hasta el punto de que lo raro es, casi, encontrar a alguien que lleve brazos, piernas y espalda completamente limpios de tinta.

   Un informe reciente elaborado por seis académicos de distintas facultades de Psicología sugiere que las personas con tatuajes muestran mayores niveles de agresividad y rebeldía. 

   La prueba se le ha hecho a un total de 378 adultos en Londres, a los que se les pidió que evaluasen ellos mismos dichas características, además de decir el número de tatuajes que tenían. "De esta muestra, el 25,7% llevaba al menos un tatuaje -sin diferencias de sexo en la distribución de la condición de tatuaje-. Encontramos que los adultos tatuados mostraban mucha más rebeldía, ira y agresión verbal que los adultos no tatuados", declara el informe.

   Puede que, inconscientemente, la sociedad relacione los tatuajes con algo peligroso porque a lo largo de la historia se han relacionado con grupos sociales a los que les precede una 'mala reputación'. Sin embargo, los autores del estudio afirman que cuando hablamos de "rebeldía proactiva, agresión física y hostilidad", había poca diferencia entre las personas tatuadas y las que no lo estaban.  Así que aunque este estereotipo se cumpla en algunos aspectos, en mayor medida se vuelve a demostrar que estas ideas anticuadas sobre el universo del tatuaje son tan solo prejuicios. 

0 comentarios

Agrega un comentario