Paúl Miguel Ortega González Ingeniero de Sistemas Paúl Miguel Ortega González home page:
Paúl Miguel Ortega González - 5 consejos para hacerte tu primer tatuaje y no arrepentirte - tatu-1.jpg

5 consejos para hacerte tu primer tatuaje y no arrepentirte

Publicado por: Paúl Miguel Ortega González, en Nov 08, 2021

  ¿Qué tipos de tatuaje hay? ¿En qué parte del cuerpo debo hacerme mi primer tatuaje? ¿Cuál es el tamaño más recomendable? ¿Qué cuidados debo tener? Araceli Horcajo, experta en Tatuaje y Micropigmentación de la Clínica BB&S Total Beauty ha elaborado una guía muy completa con diez consejos con los que puedes aclarar todas tus dudas.

1-Mi primer tatuaje (recomendaciones, dudas y preguntas frecuentes, cómo elegir un tatuaje para ti, como conseguir un buen tatuador, uso de anestésicos para el dolor).

  Un tatuaje es una manera elegante de embellecer nuestra piel, de dotarla con un significado único, pero si no se medita lo suficiente o se hace de cualquier manera, puede convertirse en un recordatorio permanente de una mala elección.
A la hora de elegir el primer tatuaje, recomendamos siempre no ceder al impulso sin antes meditarlo. Si pretendemos que esté allí el resto de nuestra vida, es mejor gastar algo de tiempo en planificarlo.

  En un primer tatuaje es recomendable la mesura: no comenzar por tamaños grandes, zonas muy visibles o que sabemos que resultan más dolorosas para evitar una mala experiencia. Solicitar un diseño con una sola tinta (negra) puede ser una opción, ya que es la más sencilla de eliminar por láser, en el caso de querer borrarlo en un futuro.

  Lo primero es escoger qué queremos: Ya sea un dibujo, un retrato, una palabra o una letra japonesa, merece la pena pensarlo. Buscar tatuajes similares, preguntar a amigos y familiares qué opinan al respecto y darle unas vueltas no tiene nada de malo, además, puede que nuestra primera idea no resulte ser la mejor. Hay gente que pasa mucho tiempo hasta decidirse, pero es un tiempo bien invertido a largo plazo.

  Los estudios de tatuaje cuentan con varios artistas especializados, y su trabajo se puede ver en internet en la inmensa mayoría de los casos. Lo ideal es dar con un tatuador que trabaje el mismo estilo del tatuaje que andas buscando. En vuestra primera cita –la cita informativa- merece la pena que aproveches para preguntar todo tipo de dudas: Acerca de consejo artístico, qué tamaño es el más recomendable, dónde quedaría mejor, cómo debo cuidarlo… Un buen profesional os sacará de dudas respecto a todos los temas artísticos, de cuidado e higiénicos.

  No hay que olvidar que el feeling con el tatuador es importante, pero no es el único factor determinante. Es muy importante que cuente el certificado higiénico sanitario, tenga sus vacunas al día y el estudio cuente con las licencias sanitarias pertinentes. Desconfíe de locales que no reúnan condiciones sanitarias adecuadas, aunque tengan grandes ofertas en sus tratamientos.

  Hacemos hincapié en el tema sanitario ya que existen importantes contraindicaciones para cualquier tipo de tatuaje, ya sea un tatuaje artístico como un maquillaje semipermanente –también llamado micropigmentación- Por ello, no descartamos también el asesoramiento de un dermatólogo para casos delicados de personas con particularidades cutáneas (psoriasis, lunares, cicatrices, etc.).

  Y sí, los tatuajes duelen de manera moderada. Hay zonas más y menos dolorosas, y también depende de la tolerancia al dolor que cada persona puede tener. En la prueba de alergia previa al inicio del tatuaje o micropigmentación se puede valorar si el cliente puede tolerarlo antes de empezar a dejar alguna marca en la piel, y también hay cremas calmantes para mitigar la sensación de dolor.

2- Diferencias entre el tatuaje artístico y el estético y sanitario:

  El tatuaje artístico es quizás el más popular y conocido. Por resumirlo de manera sencilla, consiste en realizar dibujos en zonas de la piel de manera permanente. Estos dibujos o diseños pueden realizarse en diferentes estilos, colores y tamaños que responden al gusto estético del tatuador y el cliente.

  En cuanto a la micropigmentación -o maquillaje semipermanente- podemos decir que es un tipo de técnica que se realiza en zonas específicas del rostro, como las cejas, los labios o la línea de pestañas superior e inferior, principalmente por ser las más populares, aunque también existe la micropigmentación paramédica o reparadora, cada vez más conocida y aceptada en el ámbito no sólo estético, también el médico.

  Este tipo de trabajo de precisión está enfocado a corregir imperfecciones (asimetrías, pérdida de densidad de vello en cejas y pestañas…) o conseguir un efecto de maquillaje de día (dibujar la línea de ojos, por ejemplo). Esta sutil forma de depositar pigmento en la piel –no podría ser de otro modo en una zona tan delicada como el rostro- tiene un resultado hiperrealista y natural, y consigue su objetivo sin que sea apenas perceptible.

  Aunque ambas técnicas se llevan a cabo con los materiales específicos para cada una de ellas, la micropigmentación debe utilizar para evitar resultados permanentes pigmentos que se reabsorben, y es necesario repasar el trabajo cada determinado tiempo. Esta particularidad está pensada para que el trabajo de micropigmentación se vaya adecuando a los pequeños cambios que se producen en nuestro rostro con el paso del tiempo y conservar así el efecto natural.

3-Qué zonas del cuerpo es mejor no tatuarse y cuales sí:

La respuesta depende de si se enfoca hacia el dolor, la visibilidad y envejecimiento de la pieza o el estilo de vida entre otros.

  Respondiendo al primero y si no te has tatuado antes, conviene evitar zonas en las que la piel es más fina y delicada, como cara interna de articulaciones (muñecas, rodillas, tobillos) brazos o muslos, o que quedan muy pegadas al hueso (columna vertebral, costillas, empeine del pie).

  En cuanto al envejecimiento y visibilidad, los resultados que mejor perduran son aquellos ubicados en zonas amplias y que evitan pliegues articulares, o que no están sometidos a cambios de peso bruscos donde se hacen evidentes las estrías o deformaciones del diseño por estas variaciones.

  En cuanto al estilo de vida no hay que olvidar que, aunque el tatuaje está cada vez mejor aceptado socialmente y reconocido como una forma de arte en la piel, aún determinados trabajos u ocupaciones exigen dar un perfil en el que llevar marcado el cuerpo puede no encajar bien y en estos casos es mejor pensar en llevar tatuada una zona que permita poder ocultarlo fácilmente.

4- Cuidados del tatuaje/micropigmentación y proceso de curación (cómo saber si cicatriza bien o no):

  Sabemos que un tatuaje o micropigmentación están sanando en condiciones favorables si en los primeros días comienza a formarse una leve costra en la zona de trabajo sin rojeces, inflamación o dolor/escozor mayores a la que se corresponda proporcionalmente a la agresión en la piel que se ha producido. Esto es una respuesta normal entre el primer y segundo día, sin que supure o sangre notablemente y debe ir secando a lo largo de una semana aproximadamente, con los cuidados higiénicos que el técnico recomiende para cada caso.
Esa postilla irá cayendo sola sin perder excesivamente tinta o pigmento, dejando a la vista una piel sana sin fisuras, grietas o relieves en el lugar de aplicación, sin ulceras ni excreciones.

5- El cuidado del tatuaje/micropigmentación según la época del año, sobre todo en verano:

  Se debe distinguir entre los cuidados precedentes al tratamiento que preparan la piel para el procedimiento y los cuidados posteriores.

  Para ambos casos (tatuaje o micropigmentación) se debe evitar durante, al menos, una semana antes la exposición solar directa al sol y los rayos UVA, sobre todo en verano, y cualquier medicación o tratamiento que modifique la coagulación de la sangre, así como sustancias excitantes como: alimentos picantes, tabaco o alcohol al menos las 24 horas previas a la cita.

  Tras la finalización del trabajo, se han de seguir los consejos que el técnico da en particular, además de: eludir durante una semana la exposición solar directa -especialmente en Verano- sin protección adecuada, los baños en piscinas o playas y en general sitios húmedos como saunas o tomar duchas largas, la sudoración excesiva por ejercicio físico y/o gimnasio, los cosméticos de cualquier tipo que no sean específicos para este cuidado, la falta de higiene y rascar, frotar o agredir la zona de la piel afectada.

0 comentarios

Agrega un comentario